domingo, agosto 24, 2008

Tejiendo un cabo.

En determinadas ocasiones, cuando estamos deseosos de aprender por medio de la práctica, la maña y la creatividad nos pueden ayudar enormemente. Digo esto sobre todos para quienes comienzan a transitar el camino de la sogueria criolla, porque más de una vez piensan que por no contar con los materiales necesarios para llevar a cabo un proyecto pueden sertirse limitados a arrancar. El tejido de Alezna, del cual Hilario Faudone nos ha brindado sabios consejos en el libro que reune su experiencia, es una etapa "bastante adelantada" para todo soguero. El nivel de complejidad es mayor, hay que tener más paciencia y estar atento en no perderse en la trama. Ahora bien, lo que estoy intentando hacer en la imágenes que les muestro, es la práctica para la posterior realización de un mango de cuchillo o rebenque. Solo que el cabo es improvisado, dado que es de un fragmento de caña (que encontré caminando). Al no poseer un torno propio para hacer al mismo, bueno para quienes pertenecen a mi generación recordarán la serie "Mac Giver" y como este se las "arreglaba e improvisaba" para ejecutar sus creaciones, buscarle la vuelta a las cosas puede ayudarnos.
Volviendo al tema, en las primeras fotos se expone la realización de la urdimbre o cama de tientos que en esta oportunidad esta hecha con 30. El resultado final el cabo habrá sido compuesto por 60 tientos (es decir, 30 de urdimbre y 30 de retejido). Ya en la segunda sección de fotos muestro el comienzo del retejido hecho a partir de un diseño expuesto por Faudone llamado de "esterilla". Pido como siempre disculpas por al calidad de las imagenes, dado que no poseo los medios (para ello no existe "Mac Giver").

Haciendo la cama












Retejido en proceso