martes, mayo 05, 2009

Sogueros de otras latitudes: Nate Wald.










Para quien no saben Nate Wald es un reconocido braider estadounidense, cuya página web personal se encuentra ubicada en el listado de "sitios trenzadores". Wald ha visitado la Argentina, y ha mantenido contacto con varios sogueros argentinos. La asimilación de técnicas sogueras criollas de nuestro país es evidente, vasta con observar o, mejor dicho, leer cuando se refiere a la técnica "farolito" presente en la penúltima imagen expuesta. Este soguero estadounidense, según relata en su bilbiografía personal, realizó su primer juego de riendas en el año 1989. Después de ahí no ha parado más, siendo hoy este arte su pasión y medio de vida. Me resulta curioso, aunque me parece perfecto que así sea, lo que cuestan sus obras. Algunas de ellas superan los 10 mil u$s. Imagino a un soguero argentino colocando ese precio (aunque existen obras que rondan cerca de ese valor por las horas y días de trabajo que demandó esa pieza), a más de un interesado diría "que le resulta excesivamente cara". Este trabajo o actividad lo vale cada centavo, como ya he dicho en otro postage. Volviendo al tema, sugiero que ingresen al sitio web personal de Nate, allí podrán informarse sobre la historia de la soguería en los Estados Unidos, ver varios de sus trabajos y quizás, quien lo desea, escribirle un correo para felicitarlo o pedirle algún consejo.



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Gonza vamonos para allá, por favor... Sus obras son muy buenas, pero... me siguen gustando la de los hermanos argentinos...
Un abrazo...
Luis de Elisa

Gonzalo dijo...

Luis coincido plenamente con tu observación. La principal diferencia a mi criterio es que las nuestras son más sobrias y armónicas pero no por eso con detalles complejos. Ellos en cambio usan "modelos" más rebuscados, vuelta por aquí vuelta por allá, lo mismo que las riendas y cabezadas. El detalle es que la obras más lindad de las que expuse recien son para mi aquellas que adoptó técnicas argentinas. Aunque no lo creas han tomado para sí muchas técnias. Nate Wald conoció a Don Flores, y supongo que se trajo para sí varios consejos...
Abrazo que sigas muy bien.